La Fundación Interamericana del Corazón (FIC Argentina) realizó un estudio con el objetivo de analizar las publicidades de alimentos que se emiten durante los cortes comerciales, y que están dirigidos a niños y niñas que consumen programas televisivos. Los resultados fueron los siguientes:

  • Casi 9 de cada 10 alimentos que se publicitan durante los programas infantiles de TV tienen bajo valor nutritivo.
  • Los postres (23,3%), los lácteos (16,2%), las bebidas azucaradas (13,2%), las cadenas de comidas rápidas (12,5%) y los snacks salados (7,9%) son las 5 categorías de alimentos más publicitados.
  • 1 de cada 3 publicidades usa regalos o premios para incentivar la compra.
  • 1 de cada 4 utiliza personajes o famosos.
  • Se estima que los niños y niñas argentinas están expuestos a más de 60 publicidades televisivas de comida chatarra por semana.

Analizando este panorama podemos llegar a la siguiente conclusión: los niños consumen, en gran medida, publicidades de alimentos ultraprocesados o de escaso valor alimentario. Teniendo en cuenta que están transitando una etapa de desarrollo, debemos promover el consumo de alimentos que cumplan con las necesidades de nutrición que su organismo requiere. Por este motivo, desde Fruteá Tu Escuela hemos decidido fomentar el marketing de lo saludable.

Para promover esta tarea elegimos las escuelas, ya que consideramos que las aulas son espacios de formación integral, y no sólo académica. Como emisores elegimos a los mismos niños, porque entendemos que de esta forma la tarea tendrá un doble efecto: por un lado, los chicos podrán reflexionar sobre el efecto que la publicidad genera en sus deseos de consumo, y por otro lado, podrán convertirse en agentes promotores de la fruta entre sus pares.

Existe cierto consenso respecto a la influencia negativa que la publicidad tradicional tiene sobre los deseos de compra de niños y jóvenes. Por eso, el objetivo de este concurso es que los estudiantes reflexionen y tomen conciencia sobre este punto. A su vez, queremos que impulsen piezas gráficas o videos que difundan el consumo de frutas frescas, apropiándose de las herramientas publicitarias y disputando sentidos a través de sus propias reglas de juego.

Tiempo de exposición de los niños a la publicidad de alimentos no saludables y contenido de las publicidades

Los estudios internacionales muestran que los niños entre 2 y 17 años ocupan un promedio de 2,5 horas por día viendo televisión. Dentro de ese tiempo están expuestos a un anuncio de comida cada cinco minutos en promedio, principalmente de alimentos poco saludables, con estrategias persuasivas de marketing. Los alimentos que se promocionan presentan, en la mayor parte de los casos, un bajo contenido nutricional ya que son alimentos con alto contenido de grasas, sal, calorías y azúcares.

En las publicidades, el consumo de alimentos no saludables se relaciona con sentimientos positivos como diversión, felicidad y ser “cool”. Las principales categorías de alimentos que se publicitan son las gaseosas, los cereales de desayuno azucarados, galletitas, golosinas, snacks, platos preparados y comida rápida.

Vulnerabilidad de los niños

Los niños se han convertido en un objetivo importante para las empresas de alimentos. Las empresas utilizan estrategias de marketing dirigidas a los niños aprovechándose de su inexperiencia y credulidad para generar conciencia de marca, preferencia y lealtad.

Esta población es especialmente vulnerable a la publicidad de alimentos y bebidas, ya que no tienen la madurez neurológica para entender las intenciones de marketing detrás de los anuncios, y para tomar decisiones autónomas con respecto a una dieta saludable. Varios estudios han encontrado que el pensamiento abstracto, la madurez neurológica, y la plena capacidad para tomar decisiones apropiadas sólo se llevan a cabo después de los 18 años.

Técnicas de persuasión

A partir del análisis de las técnicas de persuasión utilizadas en las publicidades se ha detectado que éstas se utilizan con mayor frecuencia en la publicidad de alimentos no saludables y durante los horarios con mayor exposición del público infantil. Se destaca el uso de personajes y los regalos promocionales como vía para atraer la atención de los niños.

Políticas de prevención

Es esencial incluir la perspectiva de la prevención de la obesidad infantil en la promoción de políticas integrales y eficaces para reducir la carga de las enfermedades crónicas no transmisibles (ENT). En este sentido, las políticas de reglamentación en materia de publicidad de alimentos para niños son una importante estrategia preventiva contra la obesidad infantil.

La Organización Mundial de la Salud elaboró un plan de acción mundial para la prevención y control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020 donde propone elaborar directrices, recomendaciones o medidas de política que comprometan a diferentes sectores pertinentes a poner en práctica dichas recomendaciones sobre la promoción de alimentos y bebidas no alcohólicas dirigida a los niños, incluidos los mecanismos de vigilancia.

Por otra parte, la protección de los niños frente a la publicidad engañosa de alimentos es una herramienta esencial para proteger el derecho de los niños a la salud y a recibir la información adecuada.

Los hábitos alimenticios se construyen en los primeros años de vida y suelen persistir hasta la edad adulta. De esta manera, la creación de un entorno saludable desde la niñez es una forma de prevenir la obesidad y otras enfermedades no transmisibles relacionadas con la nutrición.

Fuente: FIC Argentina

Foto: La Nación

Sobre el autor