¡El Colegio de Nutricionistas de Córdoba de la Universidad Nacional de Córdoba nos compartió este cuento especial para los más peques! Es perfecto para enseñar sobre la importancia de consumir frutas de una manera distinta. ¡Los invitamos a leerlo y a compartirlo con los niños y niñas!

 

El hada de los fruticolores

Te invito a escuchar una hermosa historia que cuenta sobre el Hada de los Fruticolores.

La  noche está llenas de estrellas y  mientras Vicente y Amparo duermen, aparece en sus sueños el Hada de los Fruticolores.

Ella es un hada muy buena y su varita mágica tiene el poder de convertir al arcoíris, en toboganes de muchos colores.

Vicente y Amparo emocionados con el hada le preguntaron

– ¿Es cierto que puedes convertir al arcoíris en un tobogán de colores?

– Sí, sí. Todo eso es verdad, dijo el hada.

– ¿Qué hay al final del tobogán de colores? Volvieron a preguntar los niños.

– Un gran tesoro, ¡vengan!  Los invito a que lo descubran.

Muy contentos y entusiasmados, los tres se tiraron por el tobogán multicolor. ¿Y saben que encontraron  al final? ¡Encontraron el tesoro que había nombrado el hada!

Pero este no era un tesoro como el de los otros cuentos, este tesoro estaba lleno de frutas y más frutas de todos los colores y formas.

De color anaranjado como la mandarina, la naranja, el durazno y el damasco.

Otras eran de color de color rojo como la manzana, la frutilla y la cereza.

También estaban las de color amarillo como la banana, la pera y el limón.

Y no podían faltar las de color verde como la manzana, las uvas  y  el kiwi.

Otras tenían el hermoso  color violeta como la uva, la ciruela y  el arándano.

Y también otras frutas muy extrañas como el maracuyá, la pitaya y la chirimoya.

El sueño estaba a punto de terminar, pero antes el Hada de los Fruticolores les dijo:

– Vicente y Amparo deben comer fruta todos los días,  para crecer sanos y  fuertes… ¿me lo prometen?

– Sí! Dijeron los niños, lo prometemos.

Al  despertar del sueño felices, Vicente y Amparo comieron muchas frutas como las que habían encontraron en el tesoro y tuvieron mucha fuerza y energía. El Hada de los Fruticolores estuvo muy feliz, su mensaje había sido escuchado.

Y colorín colorado, este cuento aquí ha terminado.

  Descargar cuento

 

Sobre el autor