Tal como vimos anteriormente, las frutas pueden clasificarse de acuerdo a distintos parámetros, uno de ellos permite distinguir a las frutas y hortalizas según su color: verde, amarillo-anaranjado, blanco, azul-violeta y rojo. De acuerdo a las recomendaciones efectuadas en las GAPA, se aconseja consumir 5 porciones de frutas y verduras en variedad de tipos y colores.

El color es dado por los diferentes pigmentos que poseen. Cada color tiene propiedades distintas, por lo tanto un alimento no sustituye a otro y deben combinarse durante el día. A continuación les contamos qué nos aportan las frutas según su color:

  • VERDE:

    Este grupo aporta escasas calorías y tienen un gran valor alimentario por su riqueza en vitaminas, especialmente A, C, el complejo B, E y K, y minerales como magnesio y potasio. Además contiene una importante cantidad de fibra. El color verde se debe a la presencia de la clorofila. Las verduras de color verde oscuro se caracterizan por hacer buen aporte de folatos a la alimentación, que son indispensables para la adecuada función y desarrollo del cerebro.

  • AMARILLO – NARANJA:

    Poseen principalmente caroteno, sustancia que favorece la formación de vitamina A y tiene efecto antioxidante. Este grupo se caracteriza también por ser una buena fuente de vitaminas C, ácido fólico y algunos minerales como magnesio, potasio, flúor y calcio en menor cantidad. El ácido fólico, que en la mayoría de los casos se consigue en los vegetales de hojas verdes, también se encuentra en las frutas y hortalizas amarillas y anaranjadas. Es una vitamina del complejo B que puede ayudar a prevenir algunos defectos congénitos y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

  • BLANCO:

    Contienen compuestos azufrados, almidones y vitaminas del complejo B. Poseen minerales como potasio, magnesio, y por sobre todo se destaca su efecto anticancerígeno y de estimulación del sistema inmunológico. Además contienen fibra.

  • AZUL – VIOLETA:

    Debe su color a una sustancia llamada antocianina que tiene efecto antioxidante. Poseen minerales como potasio, magnesio, vitaminas del complejo B y algo de vitamina C. Además, aportan fitoestrógenos, polifenoles y ayudan en la prevención de enfermedades cardiovasculares.

  • ROJO:

    Son fuente de carotenoides, vitaminas A, C y ácido fólico, entre otras vitaminas del complejo B. Poseen además altas cantidades de potasio y muy bajas en sodio, por lo que tiene un efecto protector en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Su color rojo se debe a la presencia de un potente antioxidante llamado licopeno. Se han asociado dietas altas en licopeno con la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

 

¿Cómo motivar el consumo de frutas y hortalizas?

 

*Artículo realizado por la Asignatura Alimentación Institucional, Escuela de Nutrición, FCM, Universidad Nacional de Córdoba (UNC)

Sobre el autor