Código de Ética y Autorregulación Publicitaria: seamos publicistas responsables

 

El Consejo de Autorregulación Publicitaria (CONARP) es una asociación sin fines de lucro, que tiene como objetivo preservar la ética profesional y la práctica de una publicidad responsable. Fue creada en el año 2001 por iniciativa de la entonces Asociación Argentina de Agencias de Publicidad -hoy Asociación Argentina de Publicidad (AAP)- y de la Cámara Argentina de Anunciantes (CAA), la cual nos acompaña como jurado en Fruteá Tu Escuela.

Esta entidad llevó adelante la creación del Código de Ética y Autorregulación Publicitaria. La misma postula una serie de normas que están dirigidas tanto a los anunciantes particulares, como a las agencias de publicidad y comunicación.

Este documento busca generar conciencia en aquellos que trabajan directa o indirectamente con la publicidad, recordándoles la esencia de la tarea publicitaria y la prevalencia de su carácter positivo en la sociedad.

Veamos algunos artículos que nos pueden servir a la hora de realizar los trabajos de este concurso:

  • Artículo 10º.- La publicidad debe evitar:
  1. Hacer uso injustificado y/o denigratorio del nombre, símbolos institucionales o marcas de productos o servicios de terceros.
  2. Todo aquello que implique descrédito o menosprecio a la competencia.
  • Artículo 34º.- La publicidad dirigida a los niños o adolescentes:
  1. Debe evitar inducirlos a realizar actos que resulten física, mental o moralmente perjudicial a los mismos.
  2. No se debe aprovechar de la natural credibilidad infantil ni de la inexperiencia de los jóvenes, ni deformar el sentido de lealtad de los mismos.
  3. No debe mostrárselos en lugares inadecuados, ni en situaciones de riesgo o peligro para su edad, ni contener declaraciones o presentaciones visuales que puedan llevarlos a ellas.
  4. No debe ofrecerse productos que no sean apropiados para ellos.
  • Artículo 35º.- Ningún mensaje de productos para niños o adolescentes debe:
  1. Socavar sus valores sociales, sugiriendo que su uso o tenencia le dará una ventaja física, social o psicológica sobre otros niños o jóvenes.
  2. Socavar la autoridad, responsabilidad, juicio o criterio de los padres y educadores.
  3. Contener frases mandatarias o compulsivas que insten al menor a obtener el producto por cualquier medio.

Compromiso con los más chicos

Como bien sabemos, en nuestro país aumentó progresivamente la tasa de sobrepeso y obesidad en niños durante los últimos años. Según un reciente estudio de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina, la publicidad de alimentos no saludables tiene mucho que ver en esta problemática.

Ante este desalentador panorama, la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), presentó el compromiso de autorregulación publicitaria para aquellos anuncios dirigidos a niños menores de 12 años. Carla Martin Bonito, directora ejecutiva de dicha entidad, resaltó que “la propuesta de autorregulación publicitaria de alimentos y bebidas dirigida a niños tiene un propósito fundamental que es proteger al menor de la exposición cuando no tiene la capacidad de discernir sobre sus hábitos de vida”

Bajo esta medida, las grandes empresas alimenticias argentinas acordaron un plan a 5 años para promover alimentos saludables, bajos en sodio y azúcares. Se espera que esta iniciativa trascienda el ámbito institucional, logrando una mejora en la educación nutricional.

La autorregulación toma como referencia las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA), cuyos criterios determinarán si los productos podrán o no ser publicitados por los medios masivos de comunicación.

Fuentes:

Sobre el autor